Cómo instalar friso de madera sin taladro.

No me puedo creer el tiempo que llevo sin publicar un post. ¡Y tengo tantas cosas que contaros!

Después del proyecto de TRANSFORMACIÓN DE LA ENTRADA vino la reubicación del dormitorio y la reforma sin obra del baño. Tire tabiques y conseguí el doble de salón. ¡Hasta cambié mi cocina roja! (Si te van los spoilers en mi INSTAGRAM te encontrarás unos cuantos). Pero no nos adelantemos.


HOY VAMOS A HABLAR DE MI NUEVO ESPACIO DE OFICINA-TALLER EN CASA.


Decidí robarle metros a la cocina para ubicarlo. Pensareis que he perdido un tornillo cuando todo el mundo busca justo lo contrario, ampliar el espacio de cocina todo lo posible.

La realidad es que a mi cocina le unieron un dormitorio en otros tiempos y era desproporcionadamente grande respecto al resto del piso. Al ampliar el salón la zona de comedor acabó duplicada, y bueno, el almacenaje que tenía ha sido reubicado como buenamente se ha podido (ya os contaré la odisea). Básicamente he deshecho la reforma anterior.

FRISO-MADERA-SIN-TALADRO-HOME-OFFICE
No tiene desperdicio, ¿eh?

Y así es como me encontré con media cocina vacía y unas paredes amarillas llenas de agujeros y alicatado hasta media altura. Con su correspondiente cenefa de frutitas amargandome la vida. Una delicia, vamos.


No estaba dispuesta a repetir experiencia del polvo, escombro y bajada de sacos de porquería desde un tercero sin ascensor así que los azulejos se iban a quedar donde estaban si o si. No quedaba otra que disimularlos como fuera. Barajé muchas opciones pero era difícil ‘saltar’ los volúmenes de los remates. Además siguiendo el estilo que parece dominarme últimamente y que mi chico denomina ‘cabañita’ me apetecía madera natural.

UN FRISO ERA LO MÁS OPORTUNO.


Lo normal es colocar unos rastreles atornillados a la pared y sobre ellos clavar las grapas que sostienes las lamas del friso. Estos rastreles dejan un espacio que permite ubicar aislamiento o incluso cableado. Era justo lo que necesitaba.

¿Y porque no atornillar, entonces? Pues porque espero cambiar las ventanas pronto y no quería tener que deshacer el trabajo de carpintería.


Para los más suertudos hay frisos ya cortados y preparados para instalar pero mi alicatado era mayor que esas hermosas lamas tan perfectamente cortadas, como no. Así que me tuve que aplicar con mi ingletadora y mi sierra de arco para conseguir las 48 lamas a la altura apropiada.

Luego las coloqué en el suelo ajustando los machihembrados y les pegué los rastreles con cola de blanca para madera. Lo comenté en el post de la ENTRADA pero la unión con cola en madera queda muy pero que muy fuerte. Seguramente acabarás rompiendo algo si tratas de separarlo a la fuerza. Aplica algo de peso mientras seca para que ajuste perfectamente.

Los frisos deben despegarse un poco del suelo previniendo la humedad, así que yo lo repliqué haciéndoles unas ‘patitas’ a las que puedes unir una pieza de plástico para mayor aislamiento.

FRISO-MADERA-SIN-TALADRO-HOME-OFFICE


¿Y cómo conseguir que el friso no se te caiga encima?

Tenía claro que el remate sería una balda que sirviera de apoyo a mi escritorio. Esta vez sí, atornillada a la pared en la parte sin azulejos. Solo necesité colocarle una pieza por debajo a esta para que sirviera de anclaje.

Algo a recordar es que las lamas normalmente no se pegan a los rastreles para permitir los movimientos de expansión y retracción de la madera. En mi caso, esto se soluciona no llevándolos justo hasta la balda horizontal. Y el espacio restante se cubre con una moldura que además ayuda a unificar cualquier posible diferencia de altura (mis escasas habilidades de carpintera han conseguido que sea bastante)

FRISO-MADERA-SIN-TALADRO-HOME-OFFICE
Se observan aquí la distancia entre la balda y el friso. También la separación del suelo.

Y con eso tenía completada una de las paredes.

La de la ventana pensé que sería una tortura pero después de unas cuantas peleas con la ingletadora y el guardavivo conseguí que quedara bastante resultona.

Esta parte queda sujeta en la parte derecha con la pared de la balda y en la izquierda con una pequeña barra que colocamos en la cocina. Si este no fuera vuestro caso, podría atornillarlo en algún punto por encima del alicatado, ya que lo sobrepasa un par de centímetros.

El día que finalmente cambie las ventanas será muy fácil retirar este recubrimiento.

Por último añadiendo un rodapié el trabajo queda rematado.

FRISO-MADERA-SIN-TALADRO-HOME-OFFICE

La habitación es un poco oscura así que el color sobre el friso he decido dejarlo en blanco. Hasta he pensado en blanquear el friso pero aprovechando que es otoño voy a disfrutar de la calidez de la madera tal cual.

Qué pensáis vosotros, ¿friso pintado o sois más del equipo ‘cabañita’ acogedora?

FRISO-MADERA-SIN-TALADRO-HOME-OFFICEFRISO-MADERA-SIN-TALADRO-HOME-OFFICE

EXTRA: cómo reparar ERRORES.

Voy a usar un error al cortar el acceso del enchufe para contaros una posible solución. Siempre es mejor sustituir las piezas si tenéis la posibilidad pero sí, como a mí, ya no os queda material trata de hacerlo así.

Lo primero es rellenar el espacio lo máximo posible con recortes. Asegura todas las piezas con cola blanca y deja secar muy bien. A continuación usa masilla de relleno del color de tu madera para cubrir todos los pequeños huecos y, por último, lija hasta quede bien lisito.

No ha desaparecido del todo el error pero ha quedado bastante disimulado, ¿no creeis?

2 comentarios en “Cómo instalar friso de madera sin taladro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *