DIY: Espejo con estante flotante.

¿Qué tal ese inicio de primavera, eclecticmaníacos? Fresquito, ¿verdad?

Pues aquí vengo yo a romper el hielo con un diy sencillo y resultón:
Un espejo con estante flotante.

Necesitamos únicamente tres materiales:
– Cinta doble cara.
– Espejo.
– Listones de madera (18 x18 mm).

Con ayuda de la ingletadora y una sierra de arco realizamos los cortes necesarios a nuestros listones, tanto rectos como en ángulo.

Una vez con todas las piezas cortadas colocamos la cinta de doble cara. Según las instrucciones para colgar espejos (superficies planas colocadas en vertical) es recomendable que se coloque en dos direcciones y así lo hacemos.

Colocamos el espejo sobre la pared. En este punto te recomiendo que utilices previamente un nivel para marcar la posición exacta. La unión de esta cinta es muy fuerte y te resultará difícil cambiar la posición de tu proyecto. Pasa un trapo por toda la superficie suavemente para asegurarlo a la pared completamente.

Luego fija las piezas de madera entre sí y al espejo y ya lo tenemos listo.

¡Este es el resultado! ¿Qué te parece?

Me encanta el efecto multiplicador de la vegetación y la luz.

El reflejo de mis otras plantitas y la ventana es lo que más valoré al buscarle el lugar ideal en mi hogar a este proyecto.


Con este proyecto participo en el desafío craftlover de Handbox y Ceys Montack.

Además Handbox me proporcionó el producto, ¡gracias, chicas! Es una cinta de doble cara reforzada y muy, muy fuerte. Creo que si trato de despegar mi espejo me traeré toda la pared 😁😁😁. Los listones de madera del estante llevan varios días pegados y no han variado de posición ni un milímetro.

Próximamente abrirán una votación AQUÍ, así que si te gustó ya sabes lo que hacer.


¿Te cuento un secretito? El espejo estaba roto.

¿No crees que es una manera atractiva de darle una segunda vida?


Este viernes el blog cumplirá su primer añito, por desgracia me es imposible preparar algo especial para ese día pero pensaré algo en cuanto despeje la agenda, ¡prometido!

¡Hasta la próxima semana!