¿No te gusta tu jarrón? No lo tires. ¡Transfórmalo!

Todos tenemos alguna pieza que nunca nos gustó o que con los cambio decorativos en casa dejó de encajar y acabó olvidada en el fondo de un armario. Aunque Marie Kondo te diga que te deshagas de todo lo que no te sirve, ¿seguro que no podemos darle una segunda vida?

Tuve este conjuntito de jarrón y vaciabolsillos esperando su oportunidad unos diez años, ‘reaparecieron’ en la limpieza de primavera, justo cuando buscaba cositas que complementaran con la nueva imagen de mi salón y se me encendió la bombilla, ¡por fin!

Dejando aparte su belleza (que para mí es ninguna), los colores no encajaban en mi nueva decoración. Sin embargo la forma si me atraía y eso los salvó.

Armada de pintura en spray y acrílica, tintes varios, cinta de carrocero, un lápiz con gomita, etc, etc…  tras varias pruebas que quedaron fatal….
¡Este fue el resultado! Tenía claro que los colores debían ser verdes, amarillos o azules y busqué inspiración en la cerámica tradicional sevillana que usa la misma gama y pincelada ancha (más asequible para mis escasas habilidades). Podéis ver ejemplos AQUÍ y en mi INSTAGRAM.


¿Las reconoces? ¿Qué te parece el nuevo aire de este par?

DIY. Crea tus propios cojines con estampado tropical.

Es primavera y (al fin) está llegando el buen tiempo. Flores y plantas brotan por doquier y nos hacen soñar con esos, aun tan lejanos, días de playa, sol, bikini y palmeritas…. Ains, ¿a quién no le apetece un poco de aire tropical sin moverse del sofá?

Pues… ¡MANOS A LA OBRA!

Necesitaremos:

  • Dos piezas de tela por cada cojín. Tamaño, forma y material de tu elección. Como van a ser decoración veraniega os recomiendo una tela “fresquita”, algodón, hilo o fibras naturales como el bambú.

En mi caso he reutilizado una funda que hice para una silla de despacho que ha pasado a mejor vida. Me encanta porque tiene un estampado muy sutil que le da una textura idónea.

Yo hice el dibujo a mano pero puedes encontrar cantidad de hojas en internet y usar la que más te guste como plantilla.

Recuerda dejar un espacio todo alrededor del ancho de dos o tres dedos para coser luego tu cojín.

Coloca un cartón bajo la tela para preservar tu superficie de trabajo, dependiendo del grosor puede traspasar.

Usa el pincel fino para aplicar el color a los bordes de tu plantilla o para los detalles finos, como las puntas de las hojas y los tallos, y el más grueso para rellenar rápidamente todo tu dibujo.

No te preocupes si se seca el borde y luego haces el relleno, el resultado final queda completamente homogéneo. El secado es rápido y la pintura muy cubriente, a mí me bastó con una sola pasada. También puedes esperar a que seque la primera mano y hacer detalles con otro color, no se mezclaran. Y lo puedes lavar en lavadora que ni despinta ni decolora (¡Hice la prueba!)

Como todos los Chalk Paint, es pintura al agua sin olor, así que no necesitarás disolventes para dejar listos tus pinceles.

¡LISTO!

Ya solo te falta coser los bordes y rellenar. ¿No me dirás que no ha sido fácil?

Y el resultado no puede ser más veraniego… ¡Hasta mi gatita pelirroja Auri se apunta a la fiesta tropical!