DIY: Banco zapatero.

¡Hola, eclecticmaníacos!

Hoy vengo con un DIY de los más útil y resultón. Y es que la reforma de la entrada continúa y todo recibidor que se precie cuente con espacio suficiente debe tener un asiento donde descalzarse.

Y ahí está el quid de la cuestión. Lo mejor es un banco-barra-zapatero para ENTRADAS PEQUEÑAS Y ESTRECHAS, ya sabéis que creo que lo más práctico en estos casos es siempre la multifunción.

El caso es que necesitaba una medida especial y me había sobrado madera del mueble de entrada, por no hablar del considerable ahorro que suponía el hacerlo yo misma. Estimo que habrán sido menos de cinco euros en total.

Era hora de arremangarse. El proceso no puede ser más sencillo, tanto que no creo que haga falta explicarlo detalladamente. Cortamos todas las piezas a la medida que necesitemos y de acuerdo con nuestro proyecto y luego las unimos atornillándolas o encolándolas. Una lija suave insistiendo en los cortes y listo.

Para que os hagáis una idea el mío mide 65 cms de largo y 42 cms de alto.

Pese a su aparente fragilidad aguanta sin problemas el peso de una persona, seis pares de zapatos y varios gatos 😜.

Tampoco queda mal como soporte para plantas, ¿verdad?

Y, ¿qué tal de mesita auxiliar?

Como siempre, muchos más modelos de bancos zapateros en el ÁLBUM DE INSPIRACIÓN DE PINTEREST.


De momento no me he decidido a darle ningún barniz o color.

Por eso os pido opinión, ¿cómo os gusta más?


Muy atent@s a la próxima semana que será la gran revelación de mi nueva entrada (¡al fin!).


 

DIY: Cómo hacer un colgador fácil para tus láminas.

¿Qué tal electicmaníacos? Seguro que preparando ya la casa para las fiestas que se acercan. Este DIY que te propongo hoy te va a ayudar a llenar tus paredes de espíritu navideño. ¿Sabes lo mejor?  Después de Reyes, seguirá siendo igual de útil.

Vamos a hacer un colgador para nuestras láminas de manera que sea fácil cambiarlas cuando queramos.

Necesitamos:

  • Madera de balsa. (En tiendas de manualidades, papelerías y hasta bazares)
  • Cúter
  • Cordón (de Yute en este caso)
  • Pistola de cola caliente.
  • Imán en rollo (Aunque dependiendo del peso del papel que quieras colgar te recomiendo usar los imanes de botón cuya unión es más fuerte)

Creo que hoy he conseguido meter todos los materiales en la foto. 😜

Corta la madera de balsa en tiras iguales, te será mucho más fácil si sigues la dirección de la fibra, te darás cuenta porque si lo haces así casi se corta solo. Si lo haces en la dirección contraria seguramente acabarás con un corte totalmente astillado. Para este trabajo en línea recta nos bastará con un cúter pero si quieres cortes curvos tu herramienta es la segueta.

Luego debes pegar un imán en cada extremo de tus 4 tiras y un cordón en uno de ellos y el colgador estará listo.

Mi ayudante Rikki comprueba meticulosamente todos mis trabajos.

Teñido natural y ecológico.

La madera de balsa es muy blanca, si te apetece darle un poco de color tienes dos trucos de lo más eco.

Te negro y vinagre. Primero uno, esperamos que seque y luego el otro.  (A mí me ha quedado muy claro, hay que usar un té muy MUY concentrado)
Café. Cuanto más negro y más manos, más oscura te quedará la madera. Yo usé dos manos y este fue el resultado elegido.

 

La lámina que ves la hice en menos de 5 minutos.

Papel sobrante de la LÁMPARA DE ORIGAMI, tres trocitos de cordel y estrellas recortadas en cartulina negra y papel de periódico. VOILÁ!

¿Necesitas una forma sencilla de ocultar tus alcayatas sin necesitad de herramientas?
El tapón de corcho es tu amigo.

Córtalo por la mitad con un cuchillo, haz varios cortes para vaciarlo lo suficiente para hacer espacio para la alcayata y vuelve a unir las dos mitades. Ahora solo tienes que encajarlo en su sitio.


Decorativo y sencillo, ¿verdad? ¿Te animas con tu propio diseño?


 

Home Tour: Paraíso de “Il dolce far niente”.

¿Eres de l@s que al mirar un espacio no puedes evitar imaginar quien vivirá ahí? A mí me ha pasado con esta vivienda abierta al mar Mediterráneo.

Relax, sencillez, funcionalidad saltan a la vista. Pero ojo, bajo ese aspecto despreocupado se nota la mano de un espíritu atento a cada detalle, seguro de lo que necesita para hacer de esta la casa de sus sueños.

Las estancias fluyen de una a otra dejando que la luz y las vistas sean un elemento más del interiorismo. Apenas algunos elementos, la chimenea de doble cara o la isla de la cocina, sirven de referencia para definir claramente los espacios sin separarlos. Es el lujo discreto del espacio y el buen diseño .

¿Dónde estará?  El estilo es tan ecléctico que es difícil adivinar. Los colores suaves (tierras, verdes, azules, grises) remiten al entorno circundante y a la decoración mediterránea pero diluidos de tal forma que resultan universales. El uso intensivo de la madera, las superficies de hormigón pulido (baños, cocina y suelos), los textiles en lino, algodón y lana corresponden a un estilo natural pero dispuestos acorde con una vida contemporáneo. Apenas las paredes de piedra exteriores nos hablan del lugar pero los pequeños toques industriales (luminarias, mesa de comedor, pérgolas exteriores) y algunas piezas con aire bohemio acaban por despistarnos del todo.

A mí todo lo que veo me habla de un ciudadano del mundo con un buen gusto impecable. Y no andaba muy desencaminada porque esta casa en Porto Vecchio (Córcega) pertenece al fotógrafo de moda Jaques.

Durante sus viajes de trabajo tomó ideas de los espacios que le gustaban y compró artesanía desde Marrakech hasta Bali. Luego concentró todos sus gustos en un boceto para conseguir explicar su sueño al arquitecto Gilles’owi Terrazzoniemu.
Me parece que lo entendió a la perfección.

¿No os parece curioso que no haya más fotos en la casa de un fotógrafo? Será que prefiere disfrutar contemplando la vida desde esta piscina. Eso es lo que yo haría, sin duda.
Bueno, ¿qué?¿Cuándo nos mudamos? 😉


¿Quieres ver más? Tienes más fotos e info en: Weranda
Fot: Nicolas Matheus / Costa de Maison / East News

House tour: Apartamento Nionohama, diseño para gatos y humanos.

Este apartamento parece pensado para mí y mis dos peluditas escaladoras… si no fuera porque está ¡en la otra punta del mundo!

El nacimiento de su primer hijo llevó a esta pareja japonesa a remodelar su vivienda pensando en sus nuevas necesidades y las de sus dos gatos.

Contaban con unas vistas impresionantes sobre el lago Biwa, en la prefectura de Shiga, al noreste de Kioto, dos enormes terrazas, 85 m2  y la necesidad de integrar muchas plantas y un cuidado mobiliario.

Sumiou Mizumoto y Yoshitaka Kuga de Alts Design Office diseñaron un sistema de estratos, otorgando el superior, difícilmente utilizable, a recorridos para mininos y el inferior al uso familiar, incluyendo espacios intermedios en los que la altura de la mirada sea la misma para todos, ayudando así a una mejor comunicación.

Para maximizar el espacio útil y la luz los espacios de almacenamiento y electrodomésticos se sitúan pegados a las paredes ayudando así a que los gatos puedan pasear entre y/o sobre ellos. Un sistema de tirantes metálicos suspendidos del techo acoge hasta cuatro niveles repartidos entre baldas de circulación, armarios de almacenaje y escondites pensados para las mascotas. Las plantas van encontrado su sitio, unas veces sobre las estanterías, otras colgadas y las de mayor porte en maceteros sobre el suelo.

La isla de la cocina ayuda a sectorizar el gran salón evitando que el espacio pierda fluidez y permitiendo que todos los espacios disfruten de luz natural y vistas sobre el lago.El diseño de la iluminación sigue los mismos parámetros, fundiéndose en el techo.

Un interior contemporáneo con  gran protagonismo de la madera en mobiliario y suelos y paredes blancas sin adornos crean un hogar confortable para la familia entera.

Los diseñadores creen en una nueva universalidad amable con las personas y el entorno y ciertos toques en los textiles étnicos, colgadores de macramé, detalles mid century en mobiliario e incluso la separación de la entrada mediante cuarterones de vidrio con perfiles metálicos negros lo delatan.

Detalle de la entrada con suelo diferenciado y almacenamiento a medida. En el hogar japonés los zapatos se dejan en este espacio y se sustituyen por zapatillas.

 

Pasillo distribuidor inundado de luz natural. Al fondo uno de los dormitorios.

La habitación de mayor tamaño es el estudio/taller de costura y la habitación del pequeño de la familia. Su situación enfrentada al salón permite la correcta ventilación cruzada, muy importante durante la época de lluvias con gran humedad ambiental. Como en el resto de la casa el control de la luz se realiza mediante venecianas.

El baño cuenta con dos espacios diferenciados. Uno es para el baño, fundamental en la cultura de Japón y que cuenta con iluminación natural. El espacio de lavabo queda al interior. Para resolver el paso de luz natural se emplea puerta de vidrio y tabiques acristalados en su zona superior. Las plantas y la madera colonizan también esta zona.

Detalle planta. En línea discontinua el recorrido aéreo para mascotas.

Fuente: Archello
Fot: Fuji-Shokai / Masahiko Nishida


Y vosotros, ¿habéis gatificado algún elemento de vuestro diseño?
Yo sí, ¿os apetece verlo?

Sígueme en Bloglovin