La decoración de mi pequeña entrada.

¡Hola, eclecticmaníacos!

¡Al fin llegó el día! El recibidor está listo y estoy deseando que lo veáis porque el resultado me tiene enamorada.

— Ahora os voy a soltar un rollo importante así que si solo te interesa el antes y después pasa directamente al final del post. ¡El que avisa no es traidor! —

 

Los objetivos que buscaba al hacer esta pequeña reforma eran:


Aprovechar en lo posible la pared tras la puerta.
Era un reto difícil ya que solo contaba con 6 cms.


Como tengo una cantidad considerable de herramientas y las uso con frecuencia, necesita un sitio donde tenerlas ordenadas y accesibles. Aunque en un principio pensé en lo más lógico, almacenar zapatos, la verdad es que la gran mayoría son más anchos de la medida disponible. Las herramientas si tienen la medida apropiada.

Usé un panel perforado de madera como vimos en el ESTE POST sobre ALMACENAMIENTO VERTICAL. Son muy económicos (4,5 € cada uno) y resistentes. Existen ganchos adaptados en el mercado para cualquier necesidad y si vas a reconfigurar tu panel cada cierto tiempo es la mejor solución, pero también te puedes fabricar tu propio sistema con alambre si no lo piensas mover demasiado.

Además yo he usado todos los pomos y colgadores que había ido guardando y da un resultado estupendo.

Eso sí, he reservado una esquinita a un elemento que si es habitual en cualquier entrada, ¡los paraguas!


Ocultar cableado y cuadro eléctrico.
Fundamental para mi paz mental.


En el post del avance os contaba que había utilizado listones de madera para realizar una especie de marco que sirviera de apoyo en la parte superior y contuviera las herramientas en la parte inferior. Para darle continuidad a la reforma seguí usando el mismo tipo de madera para la parte superior.

En este caso encolé varios entre sí (con cola blanca para madera), creando una pequeña repisa, necesaria para crear un trampantojo que ocultara el cuadro eléctrico. Necesité hacer el hueco pertinente en la madera para encajarlo. Así ofrecía la misma sección tanto en la parte superior, en el centro y en la parte inferior. Para salvar el cableado, estos listones van atornillados sobre unos pequeños “rastreles”.

Confieso que me daba un miedo atroz taladrar aquí, no sé por dónde va el cableado de esta casa, la gran mayoría no está metido en ninguna conducción, pero hubo suerte y no tuve problemas.

Para la cantidad de limitaciones no ha quedado mal del todo, ¿no crees?

En esta estructura superior también colocamos los percheros, en color negro que crea un bonito contraste con la madera natural. Los situo salvando la apertura de la puerta.


Era necesario que la solución fuese práctica a la vez que decorativa.
La misma pared resulta ser un punto focal de mi casa ya que vayas donde vayas siempre lo tienes a la vista (cosas de pisitos pequeños). 


Aquí mi bello ayudante os muestra los secretos mejor guardados de esta entrada. 🤗😄 A la caja de luz le hicimos una tapa abatible que simula una caja sobre la repisa y para ocultar las herramientas pero que fuera fácil utilizarlas usé ¡ELASTICOS!

¡Como lo lees! Y ahora que llevamos un tiempo usándolo no puedo estar más contenta con esta decisión, resulta muy práctico, apenas ocupan espacio y oculta perfectamente todo el desbarajuste. Su única pega es que fué lo más caro de toda la reforma. (Unos 35 euros los 22 metros y eso que me hicieron precio.)

La idea no es mía (ojalá!). En este ÁLBUM DE PINTEREST podéis ver otros ejemplos de muebles con elásticos.

Además puse este espejo de cuarterones que hice, literalmente, con trozos sobrantes de la madera que estaba utilizando pegada sobre un tablero. Unos listones finitos hacen los cuadraditos. Solo hay que tener cuidado con el tipo de pegamento, debe ser apropiado para espejos.

Lo compré en el cristalero del barrio, mide 60×60 y me costó 20 euros y me lo hizo en un pis pas. Un precio imbatible para su tamaño y tipo, ¿verdad?

Es bastante más grande que el espejo sol que tenía en ese mismo sitio y se nota para bien. Nos vemos mejor y capta mucha más luz.


Meter todo el programa normal de una entrada: superficie de apoyo, colgador, espejo, asiento y zapatero en una superficie prácticamente cuadrada de 1,45 m aprox. por cada lado.

Y que el resultado pareciese lo más despejado posible.


Ya has visto que en una sola pared ya tenemos tres de los elementos, ¡vamos bien!
El asiento descalzador y el zapatero lo resolví con un TODO-EN-UNO, lo tienes todo en el POST DEL BANCO-ZAPATERO. La multifuncionalidad es muy importante para estos espacios tan reducidos.

Añadí una alfombra que tuviera en cuenta el barrido de apertura de la puerta en fibras naturales y ¡ya lo tenía!


Último y no menos importante. ¡Hacerlo divertido!


Y para eso hice un experimento y cree una PUERTA!!!
En realidad es posible que no tarde en abrir la pared en que se apoya y  me apetecía tener este elemento estilo atelier vintage o industrial.

Fue de lo más sencillo. Con taladros y tacos y encolado las uniones. Un pequeño listón en madera natural sostiene el panel inferior.

En total para puerta, espejo, banco y entrada he usado 18 listones de madera de 2 metros de largo que han salido por unos 25 euros en total.  Si eso no es aprovechamiento, yo no sé lo que es.🤣 (Ni la modestia tampoco, por lo que se ve)

Rikki se escapó escaleras arriba en cuanto abrimos la puerta.

También tengo un telefonillo del año de la pera, de esos que amarillean de lo viejos que son. Así que compré estas cosillas y le uní la pieza de fontanería que apareció en la caja de herramientas.

Lo pinté todo y salió esto.

Pensaba poner un dial para darle el toque de teléfono antiguo pero no he sido capaz de encontrar uno.

Siguiendo con el estilo retro industrial, todas las piezas han sido ligeramente lijadas. Y para iluminar he elegido unas casquillos de cobre que compré en la página Greenice a solo 2,38 euros.

Hacen subastas y descuentos muy interesantes y son rapidísimos, al día siguiente tienes en casa tu pedido (Este post no está patrocinado aunque lo parezca!) De verdad que es un sitio interesante para comprar iluminación sobre todo led.


Y ahora sí que sí. ¡EL ESPERADO ANTES Y DESPUÉS DE MI ENTRADA!

 

 

No es difícil darle color con los complementos que vamos usando.


Soy consciente de que la maleta era muy top. Pero no se podía quedar y la realidad era un espejo sol sin nada debajo. Ahora todos los elementos de la entrada, además de útiles, guardan coherencia entre si y he ganado percheros y un asiento. Por no hablar del espacio salido de la nada para mis herramientas.

La solución para ocultar el cuadro eléctrico y el cableado es más consiste que la que teníamos antes y la madera natural le da una calidez especial a este rincón. El telefonillo ha pasado de horrorizarme a divertirme con su carita de robot asombrado (mi bello ayudante dixit).

La iluminación ha cambiado completamente, ahora tenemos unas preciosas bombillas retro que otorgan un ambiente mucho más cálido que el plafón de techo anterior. El nuevo espejo tambien ayuda mucho en ese sentido.


La actualización es notable y el rollito industrial me encanta, ¿y a ti?

Aun dudo si dejar la madera al natural u oscurecerla un poco, ¿cómo crees que quedaría mejor?

Consigue un veraniego toque BOHO con cinco artesanías españolas.

Verano. Ola de calor. Vacaciones. Playa. No hay quien te quite estas imágenes de la cabeza en cuanto sube el termómetro. Sueñas con unos días de relax y diversión alejados de la rigidez de las obligaciones habituales… ¡Reconócelo! Tú estás en modo Boho Chic.

¿Sin presupuesto para recorrer el mundo y arrasar en todos los mercadillos? Don’t worry be happy. Puedes añadir estas cinco piezas de aire étnico a tu deco prácticamente sin salir de casa.

Mueblespacio

1. TELA DE LENGUAS (Mallorca).

Este patrón es una reinterpretación de los “ikats” orientales y el color más tradicional es el azul índigo (aunque ahora lo fabrican en todos los imaginables). Cojines, cortinas, colchas, sofás, ¡hasta alpargatas! Inclúyela en cualquier rincón, alegría instantánea.

decoracion.red

2. JARAPAS (Alpujarras, Granada).

De tejido grueso y colores vivos, tradicionalmente se realizaban con restos de lana y trapos viejos en telares familiares. Son muy resistentes, doy fe. Además de las alfombras de la foto también se realizan cortinas, colchas, tapicería.

¿Qué te gusta otro diseño? Ahora puedes crear el tuyo propio y llevártelo a casa ya que ofrecen talleres enseñando todo el proceso. Bonito, eco, boho y artesano, no se puede pedir más.

 

Casey Dunn for @MyDomaine

3. FAROLES (Granada).

Desde estos gigantes en forma de estrella hasta los  tradicionales de herencia árabe los podrás encontrar en multitud de tiendas (y espacios públicos de todo tipo) de Granada. Coloca unas velas en su interior, ambiente boho asegurado.

 

La Boheme ~ House of The Wishing Trees

4. CESTERÍA.

No hay ambiente boho que se precie sin un mueble de mimbre o un cesto de paja. Los trofeos de caza se recrean en esparto y las bandejas de rafia decoran las paredes. Alfombras de yute, incluso persianas de bambú o esparto. Lo importante es el contacto con las fibras naturales.

En esto estamos de suerte, en casi cualquier rincón de país podemos encontrar verdaderas joyas en este arte.

Moove Magazine

5. ALFARERÍA Y CERÁMICA.

El contacto con las plantas es fundamental en un estilo tan libre y natural, y claro, para eso se necesitan muchas macetas. Ya seas de barro cocido o de explosiónes de colorido, no te van a faltar opciones. Talavera, Sevilla, Valencia cuentan con ceramistas reputados en todo el mundo. Así que mientras te haces con todo lo necesario para tus amiguitas verdes no olvides echarle un ojo al resto de piezas. Fíjate lo alegres que quedan los diferentes platos decorando la pared.

Apartment therapy


Lo mejor: en el boho no hay reglas. Escoge lo que te guste y mezcla sin miedo. Y con esta artesanía actualizada es muy fácil encontrar el puntillo etnochic, feliz y liberador, ya verás.

Y tú, ¿conocías estas artesanías? ¿Las usarías en tu decoración?


 

Cómo instalar tiras led y no morir en el intento. Parte I _ Antecedentes.

Molduras de escayola, ¿amigo o enemigo?

Hace algunos años hubiera arrasado con todas ellas sin mirar atrás. Y no, no me refiero a esas maravillas que coronan paredes altísimas con efecto decadente chic, ya sabes, lo mío va más a esas molduritas más o menos ramplonas que rematan la inmensa mayoría de nuestras paredes. Estas mismas.

Mi mini salón en penumbras os saluda.

Cuando se me pasó la euforia de la compra de mi primer pisín me empecé a dar cuenta de la cantidad de “misterios” que lo rodeaban. Por ejemplo:
-¿Para que serviría ese interruptor que no encendía nada (dentro de mi casa al menos ;))?
-¿Ese cable visto que recorría la casa de punta a punta acabaría provocando un pavoroso incendio?
-¿De dónde venía la gente que pinto de morado para no conocer la existencia de la cinta de carrocero y así no “decorar” también enchufes y ventanas?

De primero de manitas: La cinta de carrocero es tu amiga.

-O, ¿por qué habían dejado la moldura que rodeaba el salón separada sus tres buenos dedazos de la pared?

Como te cuento AQUÍ y AQUÍ mi piso es bastante antiguo y ha pasado por muchas manos, no hay falso techo, y el que hay es bajito y las instalaciones no andaban muy actualizadas que digamos vamos, ¡ni siquiera están canalizadas!

Solución: Cables fuera de la pared convenientemente ocultos tras las molduritas. Ahí lo he ido metiendo todo, desde el del nuevo aire acondicionado hasta el de la fibra. Bueno, bonito y barato, oiga.

El caso es que en Octubre del año pasado me metí en faena actualizando un poquito el salón. Quité mi odiado gotelé, repinté, multipliqué enchufes, cambié de sitio el interfono y el timbre (Por si te lo estas preguntando, efectivamente, yo solita)… etc, etc.

Cada vez que hacía una cosa se me ocurría otra y así llegué a la conclusión de que una buena manera de “elevar” un poquito el techo sería eliminar lámparas colgantes, limpiando así todo el espacio de elementos de distracción y usar esa misma escayola para colocar tiras led que diluyeran el límite pared-techo.

 

¡Qué fácil y bonito suena, ¿verdad?!

Pues siento decir que del dicho al hecho fue un bueeeeeeeennn trecho, pero te voy a contar todos los pasos para que a ti te sea mucho más fácil.

Lo primero siempre: PINTEREST.
Si tú también buscas inspiración puedes mirar directamente MI TABLERO sobre el tema o este ÁLBUM en Houzz.

 

La maravilla de las tiras led es la libertad y la flexibilidad que permiten. Puedes conseguir un proyecto lumínico totalmente adaptado a tus necesidades y gustos.

Encima apenas generas calor, ahorras y ayudas al medio ambiente. Todo en uno.

Segundo paso: Los aspectos técnicos.
Pero eso berenjenal lo vamos a dejar para el siguiente post que hoy ya es muy tarde y no es moco de pavo.

Y con este post tan iluminado celebramos los dos meses del blog.
¡Gracias por dedicar unos minutos a estas líneas, eclecticmaníacos!


Y a ti, ¿te gustan las molduras?
¿Crees que las tiras led son una buena idea para decorar tu casa?