La decoración de mi pequeña entrada.

¡Hola, eclecticmaníacos!

¡Al fin llegó el día! El recibidor está listo y estoy deseando que lo veáis porque el resultado me tiene enamorada.

— Ahora os voy a soltar un rollo importante así que si solo te interesa el antes y después pasa directamente al final del post. ¡El que avisa no es traidor! —

 

Los objetivos que buscaba al hacer esta pequeña reforma eran:


Aprovechar en lo posible la pared tras la puerta.
Era un reto difícil ya que solo contaba con 6 cms.


Como tengo una cantidad considerable de herramientas y las uso con frecuencia, necesita un sitio donde tenerlas ordenadas y accesibles. Aunque en un principio pensé en lo más lógico, almacenar zapatos, la verdad es que la gran mayoría son más anchos de la medida disponible. Las herramientas si tienen la medida apropiada.

Usé un panel perforado de madera como vimos en el ESTE POST sobre ALMACENAMIENTO VERTICAL. Son muy económicos (4,5 € cada uno) y resistentes. Existen ganchos adaptados en el mercado para cualquier necesidad y si vas a reconfigurar tu panel cada cierto tiempo es la mejor solución, pero también te puedes fabricar tu propio sistema con alambre si no lo piensas mover demasiado.

Además yo he usado todos los pomos y colgadores que había ido guardando y da un resultado estupendo.

Eso sí, he reservado una esquinita a un elemento que si es habitual en cualquier entrada, ¡los paraguas!


Ocultar cableado y cuadro eléctrico.
Fundamental para mi paz mental.


En el post del avance os contaba que había utilizado listones de madera para realizar una especie de marco que sirviera de apoyo en la parte superior y contuviera las herramientas en la parte inferior. Para darle continuidad a la reforma seguí usando el mismo tipo de madera para la parte superior.

En este caso encolé varios entre sí (con cola blanca para madera), creando una pequeña repisa, necesaria para crear un trampantojo que ocultara el cuadro eléctrico. Necesité hacer el hueco pertinente en la madera para encajarlo. Así ofrecía la misma sección tanto en la parte superior, en el centro y en la parte inferior. Para salvar el cableado, estos listones van atornillados sobre unos pequeños “rastreles”.

Confieso que me daba un miedo atroz taladrar aquí, no sé por dónde va el cableado de esta casa, la gran mayoría no está metido en ninguna conducción, pero hubo suerte y no tuve problemas.

Para la cantidad de limitaciones no ha quedado mal del todo, ¿no crees?

En esta estructura superior también colocamos los percheros, en color negro que crea un bonito contraste con la madera natural. Los situo salvando la apertura de la puerta.


Era necesario que la solución fuese práctica a la vez que decorativa.
La misma pared resulta ser un punto focal de mi casa ya que vayas donde vayas siempre lo tienes a la vista (cosas de pisitos pequeños). 


Aquí mi bello ayudante os muestra los secretos mejor guardados de esta entrada. 🤗😄 A la caja de luz le hicimos una tapa abatible que simula una caja sobre la repisa y para ocultar las herramientas pero que fuera fácil utilizarlas usé ¡ELASTICOS!

¡Como lo lees! Y ahora que llevamos un tiempo usándolo no puedo estar más contenta con esta decisión, resulta muy práctico, apenas ocupan espacio y oculta perfectamente todo el desbarajuste. Su única pega es que fué lo más caro de toda la reforma. (Unos 35 euros los 22 metros y eso que me hicieron precio.)

La idea no es mía (ojalá!). En este ÁLBUM DE PINTEREST podéis ver otros ejemplos de muebles con elásticos.

Además puse este espejo de cuarterones que hice, literalmente, con trozos sobrantes de la madera que estaba utilizando pegada sobre un tablero. Unos listones finitos hacen los cuadraditos. Solo hay que tener cuidado con el tipo de pegamento, debe ser apropiado para espejos.

Lo compré en el cristalero del barrio, mide 60×60 y me costó 20 euros y me lo hizo en un pis pas. Un precio imbatible para su tamaño y tipo, ¿verdad?

Es bastante más grande que el espejo sol que tenía en ese mismo sitio y se nota para bien. Nos vemos mejor y capta mucha más luz.


Meter todo el programa normal de una entrada: superficie de apoyo, colgador, espejo, asiento y zapatero en una superficie prácticamente cuadrada de 1,45 m aprox. por cada lado.

Y que el resultado pareciese lo más despejado posible.


Ya has visto que en una sola pared ya tenemos tres de los elementos, ¡vamos bien!
El asiento descalzador y el zapatero lo resolví con un TODO-EN-UNO, lo tienes todo en el POST DEL BANCO-ZAPATERO. La multifuncionalidad es muy importante para estos espacios tan reducidos.

Añadí una alfombra que tuviera en cuenta el barrido de apertura de la puerta en fibras naturales y ¡ya lo tenía!


Último y no menos importante. ¡Hacerlo divertido!


Y para eso hice un experimento y cree una PUERTA!!!
En realidad es posible que no tarde en abrir la pared en que se apoya y  me apetecía tener este elemento estilo atelier vintage o industrial.

Fue de lo más sencillo. Con taladros y tacos y encolado las uniones. Un pequeño listón en madera natural sostiene el panel inferior.

En total para puerta, espejo, banco y entrada he usado 18 listones de madera de 2 metros de largo que han salido por unos 25 euros en total.  Si eso no es aprovechamiento, yo no sé lo que es.🤣 (Ni la modestia tampoco, por lo que se ve)

Rikki se escapó escaleras arriba en cuanto abrimos la puerta.

También tengo un telefonillo del año de la pera, de esos que amarillean de lo viejos que son. Así que compré estas cosillas y le uní la pieza de fontanería que apareció en la caja de herramientas.

Lo pinté todo y salió esto.

Pensaba poner un dial para darle el toque de teléfono antiguo pero no he sido capaz de encontrar uno.

Siguiendo con el estilo retro industrial, todas las piezas han sido ligeramente lijadas. Y para iluminar he elegido unas casquillos de cobre que compré en la página Greenice a solo 2,38 euros.

Hacen subastas y descuentos muy interesantes y son rapidísimos, al día siguiente tienes en casa tu pedido (Este post no está patrocinado aunque lo parezca!) De verdad que es un sitio interesante para comprar iluminación sobre todo led.


Y ahora sí que sí. ¡EL ESPERADO ANTES Y DESPUÉS DE MI ENTRADA!

 

 

No es difícil darle color con los complementos que vamos usando.


Soy consciente de que la maleta era muy top. Pero no se podía quedar y la realidad era un espejo sol sin nada debajo. Ahora todos los elementos de la entrada, además de útiles, guardan coherencia entre si y he ganado percheros y un asiento. Por no hablar del espacio salido de la nada para mis herramientas.

La solución para ocultar el cuadro eléctrico y el cableado es más consiste que la que teníamos antes y la madera natural le da una calidez especial a este rincón. El telefonillo ha pasado de horrorizarme a divertirme con su carita de robot asombrado (mi bello ayudante dixit).

La iluminación ha cambiado completamente, ahora tenemos unas preciosas bombillas retro que otorgan un ambiente mucho más cálido que el plafón de techo anterior. El nuevo espejo tambien ayuda mucho en ese sentido.


La actualización es notable y el rollito industrial me encanta, ¿y a ti?

Aun dudo si dejar la madera al natural u oscurecerla un poco, ¿cómo crees que quedaría mejor?

Avances en mi entrada + 6 soluciones de almacenaje para objetos pequeños.

Dice Emily Henderson que cuando falta espacio horizontal es hora de pensar en el vertical.

La pared que ves es un espacio desaprovechado en estos momentos. Solo hay 6 cms entre la puerta y la pared y esto impide que se coloque ningún mueble comercial  (Suelen ser de 12 cms de profundidad mínima). La maleta misma chocaba y ni siquiera un simple perchero es factible porque en cuanto lo lleno de abrigos la puerta ya no podía abrirse del todo.

No es el único problema. El “precioso” cuadro eléctrico que ves abajo acapara todas las miradas. Para mayor desgracia está a muy escasa altura sobre la hoja de la puerta.

Anteriormente oculté todo el conjunto con una falsa viga de madera pintada en blanco pero era una chapucilla que se estaba descolgando sola.

Y por si te lo preguntas, no hay espacio para empotrarlo. Me separa un fino tabique de mi vecino y un simple taladro pasa de un piso al otro, ni hablar de hacer regolas.

Era hora de hacerle caso a Emily y ponerse manos a la obra.

¿Ves la estantería sobre mi sofá? ¡Pues era un acopio de obra!

Con estos listones de abeto (con su certificado FSC) he creado un “marco” que servirá de superficie de apoyo en la parte superior.

¿Adivináis lo que irá en la parte inferior?

Un tablero perforado con muchas posibilidades, ¿no crees?

Aunque ya se intuye tendrás que esperar a la gran revelación para saber exactamente lo que voy a guardar en ese espacio.

Mientras tanto….

 

SEIS SOLUCIONES DE ALMACENAJE VERTICAL PARA SEGUIR INSPIRÁNDOTE.

1. Tablero perforado o pegboard.

No solo para herramientas.

2. Pegboard gigante en la cocina.

El hermano mayor de mi tablero perforado tiene ilimitadas combinaciones y posibilidades, desde la cocina a….

…una craft room digna de reyes.. o reinas.

Fuente: Oh happy day

3. Lamas.

La imagen lo dice todo, las lamas sirven para ¡lo que quieras!
A mí me encantan como cabecero y mesitas de noche.

Fuente: Ich Designer

4. Barras en el baño.

Es una solución típica de cocinas pero mira que bien soluciona el almacenaje del aseo.

Fuente: The Elm Life

5. Mallas metálicas en el escritorio infantil.

Utilicé esta solución en la habitación de mi sobrina (puedes verlo AQUÍ) y doy fe de que da un resultado espectacular y la capacidad es mayor de lo que parece.

6. Barras magnéticas de aparcamiento.

En principio es un portacuchillos pero, ¿quién dice que no sirve como expositor de cochecitos de juguete?

Muchas más ideas en este ÁLBUM DE PINTEREST.

Cómo actualizar un dormitorio infantil. Sin obras y low cost.

¿Qué tal han ido esas fiestas, eclecticmaníacos? Espero que estupendas.

En mi caso empecé el año nuevo con el eclecticpisín convertido en el taller especial de los Reyes Magos.

Mi sobrina cumple años por Navidad. ¡Ha crecido tan deprisa que esta vez soplamos 7 velitas! Es una niña coqueta y aplicada, así que sus majestades pensaron que era hora de que tuviera su propio escritorio para los deberes y que además sirviera como tocador de princesa.

Los ayudantes trabajaron con nocturnidad y alevosía, de ahí la calidad de las fotos. Trataré de traer mejores imágenes un poco más adelante.

El ANTES.

Lo primero fue retirar muebles y juguetes y descargar las estanterías. Se añadieron láminas y marcos con guirnaldas de pompones adecuados a la escala y con un toque divertido.

Ya conoceréis ambas piezas porque fueron parte de mi decoración de navidad. (Las podéis ver AQUÍ)

¿Recordáis el COLGADOR GEOMÉTRICO? Un poquito de lija fina y la palabra XMAS desapareció para convertirlo en propiedad exclusiva de JULIA.

A los ayudantes y papás les pareció que era mejor que el escritorio pudiera cambiar y crecer con ella para que fuera un regalo que pudiera usar mucho tiempo. Así que optamos por una rejilla metálica con ganchos en forma de S que pintamos en dorado con spray y así puede ir colocando cositas a su antojo.

Esta pieza costo solo 10 euros y la encontré en una tienda especializada en productos para comercios, siguiendo un consejo de MILOWCOSTBLOG.
El flexo LED rosa es de Ikea. La cesta colgada al fondo está pintada en rosa y blanco con Chalk Paint color Hortensia y Sal de Ibiza de La Pajarita. Igual que los lapiceros  que son botes de cacao reutilizados y personalizados.

 

Lo creáis o no, los tableros usados para la mesa eran las puertas de ese armario, q a su vez fue en su origen una estantería.

Los pequeños taladros de los tiradores se rellenaron con cera para madera color Haya.

Los tablones entre ambos se pintaron en los mismos tonos que los complementos. Y se añadieron unas patas de horquilla blancas a 12 euros cada una. Todo de Leroy Merlin.

 

El espejo infantil con casitas es el modelo Scandi y tiene espacio para poner maquillaje o complementos. Estaba de liquidación en Leroy Merlin.

La silla no es la definitiva… pero de eso se encargaba otro departamento del taller de los Reyes Magos.

El DESPUÉS.


Y este es el resultado final de todo el conjunto, ¿os gusta cómo ha quedado?


 

¿No te gusta tu jarrón? No lo tires. ¡Transfórmalo!

Todos tenemos alguna pieza que nunca nos gustó o que con los cambio decorativos en casa dejó de encajar y acabó olvidada en el fondo de un armario. Aunque Marie Kondo te diga que te deshagas de todo lo que no te sirve, ¿seguro que no podemos darle una segunda vida?

Tuve este conjuntito de jarrón y vaciabolsillos esperando su oportunidad unos diez años, ‘reaparecieron’ en la limpieza de primavera, justo cuando buscaba cositas que complementaran con la nueva imagen de mi salón y se me encendió la bombilla, ¡por fin!

Dejando aparte su belleza (que para mí es ninguna), los colores no encajaban en mi nueva decoración. Sin embargo la forma si me atraía y eso los salvó.

Armada de pintura en spray y acrílica, tintes varios, cinta de carrocero, un lápiz con gomita, etc, etc…  tras varias pruebas que quedaron fatal….
¡Este fue el resultado! Tenía claro que los colores debían ser verdes, amarillos o azules y busqué inspiración en la cerámica tradicional sevillana que usa la misma gama y pincelada ancha (más asequible para mis escasas habilidades). Podéis ver ejemplos AQUÍ y en mi INSTAGRAM.


¿Las reconoces? ¿Qué te parece el nuevo aire de este par?