Recorriendo la costa vasca.

Hola, eclecticmaníac@s!

Todo un mesazo con el blog abandonado, pero no os preocupéis que no estaba muerta que estaba de parranda.

Junio ha sido una locura para mí. Vivo en Sevilla pero nací en Bilbao y tengo mucha familia allí, familia que ha tenido a bien celebrar “La gran boda VASCA”, reuniendo de paso a todos los desperdigados.

Como cruzarme el país de punta a punta me parecía poca cosa me propuse continuar un poquito más (como sabréis de sobra los seguidores de mis Instagram stories). Desde Santurce a Bilbao  Donosti, voy por toda la orilla, ¡y que orilla, señoras y señores!

¿Os apetece un pequeño resumen? ¡Pues ahí va, maj@s!

PUENTE COLGANTE entre Portugalete y Getxo.

Impresionante estructura metálica que sostiene una barquilla a nivel de la orilla que sigue siendo el paso habitual de vehículos y personas entre las dos localidades.  Si no tienes vértigo te recomiendo visitar la pasarela superior y disfrutar de las extensas vistas sobre la desembocadura de la ría de Nervión y las localidades de los alrededores: Santurce, Algorta, Sestao, etc… Eso sí, aseguraos antes de que esté razonablemente despejado.

BILBAO: Moderno y tradicional.

Vista sobre el Casco Viejo.

¿Te apetecen unas maravillosas vistas sobre la ciudad? El mirador de Artxanda es tu sitio. Puedes llegar por carretera o tomando un funicular desde el centro. Como vengo de tierras de secano, esto de estar rodeada de tanto verde me parece tan exótico, encantador y refrescante.

Zona Nueva con el Guggenheim en primer plano. Torre Iberdrola y justo detrás el San Mamés.

Para moverse por Bilbao lo mejor es el metro, muy nuevo y moderno, obra de Norman Foster. Aunque, si no vais con prisas, os recomiendo un paseo siguiendo la ría, desde los alrededores del Guggenheim hasta el Casco Viejo. No os perderéis ni uno de los hitos de la ciudad.

Guggenheim

Torres de Isozaki.

Zubizuri, puente con polémica incluida. De Calatrava.

Ayuntamiento y vista de la ciudad y su ría. Al fondo teneís el funicular al mirador de Arxtanda.

Riconcito florido de la Plaza Nueva

Para terminar la visita, nada mejor que los bulliciososo alrededores de la Plaza Nueva. Encontrareis mil rincones donde txikitear y tomar pintxos, una de esas tradiciones que no podeís dejar de experimentar.

Pintxos, pintxos, pintxos. Especialmente deliciosos los productos del mar. ¡No dejéis de probarlos!

CASTILLO DE BUTRÓN.

Este es uno de esos sitios que parece sacado directamente de Juego de Tronos. Vas recorriendo mil curvas que bordean otras tantas colinas completamente verdes salpicadas de vacas y caseríos y de pronto aparece entre la niebla este torreón medieval. Inevitable ir a echarle un ojo. La carretera de entrada es un poco tortuosa y el edificio está cerrado, pero no te arrepentirás de pasear a su alrededor y disfrutar del entorno.

SAN JUAN DE GAZTELUGATXE.


Sin duda la joya de la costa vasca. Las imágenes hablan por sí mismas. Eso sí, no te lo voy a negar, si tu condición física es tan nula con la mía esta excursión se te hará durilla. Reserva una tarde entera, tres horas mínimo, para hacer este recorrido parando cada vez que lo necesites. No olvides llevar agua y un calzado apropiado porque el sendero del monte es muy irregular y lo vas a necesitar.

Si no te ves capaz, no te preocupes, en  los alrededores del acceso hay varios miradores espectaculares en los que disfrutar sin tanto esfuerzo.

Si te decides a subir la recompensa en increíble, todo lo que diga es poco. Punto extra si disfrutas la puesta de sol desde los bancos de piedra con el mundo a tus pies, literalmente. Es tradición tocar la campana de la ermita tres veces, casi como un grito de victoria que se expande por todo el paraje. ¡Hazlo, verás que gustazo!

Como curiosidad debes saber que hay un refugio en el que puedes hacer noche. Un simple techo entre paredes de piedra, con mesas, bancos y chimenea… y una letrina abierta directamente ¡al abismo!

A partir de San Juan fuimos bordeando la costa todo el tiempo. La carretera está llena de curvas pero a cada poco encuentras un mirador sobre el acantilado o el puerto de algún pueblo. No vayas con prisas, PARA cada vez que te lo pida el cuerpo y encuentres un sitio donde dejar el coche, cosa difícil en ocasiones. Así fuimos dejando atrás Bermeo, Mundaca y recalamos en…

GUERNICA.

Mundialmente famoso gracias a Picasso y al bombardeo que devastó completamente la población durante la Guerra Civil.

Por suerte el roble símbolo de las leyes y libertades del pueblo vasco, el “Árbol de Guernica” se salvó, así como la Casa de Juntas que bien merecen una visita. Es gratuita y la biblioteca con los fueros vascos es un imprescindible.Seguro que no salís de allí sin el correspondiente selfie con su colorido techo.

Mural del Picasso, Museo Eskal Herria, dedicado a las costumbres vascas y Árbol de Guernica se encuentran a lo largo de la misma calle. Con poco más de una hora lo tienes todo visto.

LEKEITIO.

Me quedé completamente enamorado de este pueblo. Lo tiene todo: monte, playas super apetecibles, islotes mágicos, paseos marítimos y encanto marinero. Para disfrutarlo despacito. Ha pasado directamente a los primeros puestos de mi lista:
Sitios a los que NECESITO volver.

Ondarroa, Mutriku, Deba y…

ZUMAIA Y EL FLYSCH

Mejor si planificas tu visita atendiendo al horario de mareas, cuanto más baja más impresionante. Desde esa pequeña iglesia sobre el acantilado hay una senderito que te lleva hasta la capa de EXTINCION DE LOS DINOSAURIOS. ¡Como lo oyes!

Esos puntitos ahí abajo son personas, concretamente unos novios haciendose fotos de boda. Da una idea de la escala de estos acantilados, ¿verdad?

Forma parte del Geoparque de la costa vasca, ideal para hacer rutas de senderismo. También existe un barco que hace la ruta por mar entre Deba y Zumaia, aunque hacía temporal cuando yo estuve y no lo cogimos.

DONOSTI, la bella.

Bella sí, pero escondida. Llovió el día que pasamos allí y la niebla lo cubría todo. Aunque subí al monte Igueldo en su famoso funicular no pudimos disfrutar de la que dicen mejor panorámica sobre la ciudad. ¡Tendrá que ser en la siguiente visita!

Mi chico y yo (Des)Peinados por los Vientos.

 

El mal tiempo no desanima a los surfistas de la playa de Zurriola.

Si, si, es Donosti. Su minúsculo puerto y barrio de pescadores.

Foto típica donde las haya. Icónica barandilla del paseo de La Concha.

La vida social no se para por un poquito de agua, si paseas por el centro lo descubrirás rápidamente. Toda España sufriendo la ola de calor y yo necesité jersey de la ventolera helada del Cantábrico. Pero no me odiéis, a cambio me resfrié de la mojada y estuve afónica una semana.
Como colofón…

PASAI DONIBANE (Pasajes de San Juan)

Una pintoresca Venecia a la vasca. Una estrecha calleja que se va asomando a la bahía sobre la que la mayoría de sus edificios se vuelcan. Lo mejor es dejar el coche en el aparcamiento gratuito justo antes de la entrada en el centro histórico y dar un paseo hasta mar abierto, no tiene perdida.

Encontrarás peregrinos haciendo el camino de Santiago y un pequeño barquito que te cruzará de orilla a orilla. Lugar ideal para darse un homenaje gastronómico en toda regla.

¿Eres fan de esta costa de belleza salvaje y de los diminutos pueblos pesqueros que conservan intacta toda su esencia? Pues es así todo el rato.
Una experiencia que ensancha el corazón.

Espero que la explicación al abandono al que os he sometido sea bastante “extensa”. 😉

Después hubo sufrimiento intenso de la ola de calor en Madrid por ir a ver el musical del Rey León, resfriado, más ola de calor en Sevilla, afonía, finde de playa en Cádiz, cumplí 40 añitos que se dice pronto, el blog alcanzó los tres meses en funcionamiento,  amor gatuno de reencuentro, aprendizaje de Lightroom para poder enseñaros alguna que otra fotillo decente y vuelta a la carga con el blog.

Nos vemos el miércoles con un tema deco veraniego ¡Feliz lunes!

 

2 pensamientos en “Recorriendo la costa vasca.

  1. Oye vaya rutaza que te has hecho, me lo apunto todo, por si subo por allí en mis próximas vacas…
    Las fotos son increibles, los paisajes maravillosos, normal que abandones el blog, pero se te perdona con creces XD. Me has dado muchaaaaaaaaaaaaaaaaa envidiaaaaa!!! Besosssss.

    • Gracias!! Con las fotos ando en proceso de aprendizaje pero alguna cosa que otra se deja enseñar 😉

      Y de verdad que es una costa increible. aunque solo pudieras visitar San Juan, ya merece la pena. Y tan fresquito todo!!

      Seguro que si vas no te arrepientes. Un besazo de vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *