¿No te gusta tu jarrón? No lo tires. ¡Transfórmalo!

Todos tenemos alguna pieza que nunca nos gustó o que con los cambio decorativos en casa dejó de encajar y acabó olvidada en el fondo de un armario. Aunque Marie Kondo te diga que te deshagas de todo lo que no te sirve, ¿seguro que no podemos darle una segunda vida?

Tuve este conjuntito de jarrón y vaciabolsillos esperando su oportunidad unos diez años, ‘reaparecieron’ en la limpieza de primavera, justo cuando buscaba cositas que complementaran con la nueva imagen de mi salón y se me encendió la bombilla, ¡por fin!

Dejando aparte su belleza (que para mí es ninguna), los colores no encajaban en mi nueva decoración. Sin embargo la forma si me atraía y eso los salvó.

Armada de pintura en spray y acrílica, tintes varios, cinta de carrocero, un lápiz con gomita, etc, etc…  tras varias pruebas que quedaron fatal….
¡Este fue el resultado! Tenía claro que los colores debían ser verdes, amarillos o azules y busqué inspiración en la cerámica tradicional sevillana que usa la misma gama y pincelada ancha (más asequible para mis escasas habilidades). Podéis ver ejemplos AQUÍ y en mi INSTAGRAM.


¿Las reconoces? ¿Qué te parece el nuevo aire de este par?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *