House tour: Villa Mandarina, esencia mediterránea.

 Ana Béjar descubre villas destrozadas, las compra y rehabilita hasta convertirlas en pequeños paraísos. Sus espacios beben de la tradición mediterránea con toques étnicos, doman la intensa luz malagueña y potencian las vistas al mar y el disfrute del exterior.

Villa Mandarina se sitúa en Casares Costa, entre Estepona y Sotogrande. La interiorista trata de respetar al máximo la construcción tradicional de las viviendas que transforma, en este caso una edificación cubica con tejados planos y pequeños huecos pero una privilegiada situación elevada sobre la costa.

La actuación mejoró la relación exterior-interior con la apertura de grandes ventanales, permitiendo el acceso a su propia terraza o patio a cada una de las habitaciones. Se resituó la cocina en un gran espacio de día a tres niveles ganando así un dormitorio de invitados.

Para que la luz inunde este espacio largo y un tanto estrecho se opta por el color blanco en paredes, mobiliario y carpintería, consiguiendo así diluir los límites. Los suelos de mármol en crudo también son claros pero sin brillo, imagino que tratando de huir de molestos deslumbramientos.

La nota de color queda a cargo de complementos, obras de arte y un exuberante exterior. Textiles de corte bohemio y reminiscencias árabes quedan a cargo de proporcionar la calidez necesaria al ambiente.

En un altillo abierto se sitúa una sala multiusos que funciona de pequeño estudio, sala de televisión o dormitorio adicional según necesidades. Las camas de día que la decoran adoptan varias posiciones para adaptarse a cada una de las situaciones.

Los dormitorios siguen las mismas pautas que la zona de día incluyendo cada uno un elemento diferenciador que les confiere un carácter único. Un espectacular cabecero de bambú pintado en blanco atrapa todas las miradas en este dormitorio.

En el dormitorio de invitados el acento corre a cargo de la decoración de ventana procedente de la India.

El principal se concibe en suite con vestidor y baño. Destaca el armario procedente de Bali, las mesillas a medida con las luminarias suspendidas del techo.

La entrada es un espacio ecléctico, la puerta principal recrea los vanos en arcos típicos de la arquitectura árabe y que se replican por toda la vivienda. Una minimalista repisa de madera blanqueada acoge algunas piezas de arte de diversas procedencias.

En los baños se utilizan suelos de cantos rodados y grifería que recuerda a los caños de los patios tradicionales.

El blanco impoluto, la perfilería reducida a la mínima expresión y las encimeras voladas consiguen maximizar la luz y el espacio disponible.

 

 

La estrella de esta villa es su espacio exterior, suelos en cemento blanco, una pequeña piscina en esquina que rememora una alberca, palmeritas y un frutal (¿será un mandarino?) cercado con muros blancos configuran un patio concebido para el disfrute.

En la parte opuesta de la vivienda los muros se recortan permitiendo el disfrute de las vistas con mobiliario en madera y forja y maceteros de terracota.

Aunque el resultado sufre de falta de color y vegetación para mi gusto (por la zona en la que se encuentra quizás sea una vivienda de veraneo con necesidades de bajo mantenimiento), me encanta el efecto atemporal y los detalles étnicos y tradicionales.

Pese a que el clima es muy benigno me sorprende la falta de climatización y/o elementos de protección de los grandes huecos como cortinas, persianas, porches, voladizos o vegetación que ayuden a controlar el soleamiento y proporcionen la necesaria sombra.


¿Quieres ver más? Todas las imágenes del proyecto en Houzz

Fotografía: Masfotogénica Fotografía

Si te gusta este estilo descubre otros proyectos de Ana Béjar aquí.


 

2 pensamientos en “House tour: Villa Mandarina, esencia mediterránea.

  1. Hi there,
    I remember this house was for sale a couple of years ago.
    Do you have contact info on the current owner, and do you know if the could be open for a sale?

    Thanks,
    Marius
    Oslo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *