Cómo instalar tiras led y no morir en el intento. Parte I _ Antecedentes.

Molduras de escayola, ¿amigo o enemigo?

Hace algunos años hubiera arrasado con todas ellas sin mirar atrás. Y no, no me refiero a esas maravillas que coronan paredes altísimas con efecto decadente chic, ya sabes, lo mío va más a esas molduritas más o menos ramplonas que rematan la inmensa mayoría de nuestras paredes. Estas mismas.

Mi mini salón en penumbras os saluda.

Cuando se me pasó la euforia de la compra de mi primer pisín me empecé a dar cuenta de la cantidad de “misterios” que lo rodeaban. Por ejemplo:
-¿Para que serviría ese interruptor que no encendía nada (dentro de mi casa al menos ;))?
-¿Ese cable visto que recorría la casa de punta a punta acabaría provocando un pavoroso incendio?
-¿De dónde venía la gente que pinto de morado para no conocer la existencia de la cinta de carrocero y así no “decorar” también enchufes y ventanas?

De primero de manitas: La cinta de carrocero es tu amiga.

-O, ¿por qué habían dejado la moldura que rodeaba el salón separada sus tres buenos dedazos de la pared?

Como te cuento AQUÍ y AQUÍ mi piso es bastante antiguo y ha pasado por muchas manos, no hay falso techo, y el que hay es bajito y las instalaciones no andaban muy actualizadas que digamos vamos, ¡ni siquiera están canalizadas!

Solución: Cables fuera de la pared convenientemente ocultos tras las molduritas. Ahí lo he ido metiendo todo, desde el del nuevo aire acondicionado hasta el de la fibra. Bueno, bonito y barato, oiga.

El caso es que en Octubre del año pasado me metí en faena actualizando un poquito el salón. Quité mi odiado gotelé, repinté, multipliqué enchufes, cambié de sitio el interfono y el timbre (Por si te lo estas preguntando, efectivamente, yo solita)… etc, etc.

Cada vez que hacía una cosa se me ocurría otra y así llegué a la conclusión de que una buena manera de “elevar” un poquito el techo sería eliminar lámparas colgantes, limpiando así todo el espacio de elementos de distracción y usar esa misma escayola para colocar tiras led que diluyeran el límite pared-techo.

 

¡Qué fácil y bonito suena, ¿verdad?!

Pues siento decir que del dicho al hecho fue un bueeeeeeeennn trecho, pero te voy a contar todos los pasos para que a ti te sea mucho más fácil.

Lo primero siempre: PINTEREST.
Si tú también buscas inspiración puedes mirar directamente MI TABLERO sobre el tema o este ÁLBUM en Houzz.

 

La maravilla de las tiras led es la libertad y la flexibilidad que permiten. Puedes conseguir un proyecto lumínico totalmente adaptado a tus necesidades y gustos.

Encima apenas generas calor, ahorras y ayudas al medio ambiente. Todo en uno.

Segundo paso: Los aspectos técnicos.
Pero eso berenjenal lo vamos a dejar para el siguiente post que hoy ya es muy tarde y no es moco de pavo.

Y con este post tan iluminado celebramos los dos meses del blog.
¡Gracias por dedicar unos minutos a estas líneas, eclecticmaníacos!


Y a ti, ¿te gustan las molduras?
¿Crees que las tiras led son una buena idea para decorar tu casa?


 

House Tour: De establo a loft industrial en París.

Parece increíble pero este maravilloso loft industrial fue construido en 1760 para alojar ¡caballos!

Situado en Villejuif, a escasos minutos del centro de París, nos aguardan estos 170 m2 divididos en dos plantas.

La planta principal es diáfana, con alturas de techo de 7 metros. La estructura, mezcla de pilares metálicos y vigas de madera, y la anchura y altura de los vanos de puertas y cristaleras son los vestigios más palpables de la historia de este espacio.

Suelo de la misma madera que la encimera en el que destaca un vidrio de seguridad que deja ver la bodega (esto es Francia, señoras y señores).

Taburetes y lámparas metálicos combinado con el metal negro de carpintería y estructura y muros de ladrillo blanqueado dan el toque industrial que este espacio pide a gritos.

¿Eres de cuadros maxi o de galería?

¿No te enamora esta cocina? A mi completamente. Sus baldosas hidráulicas, sus armarios a modo de archivadores, los tiradores de concha, el frente de acero inoxidable, la encimera de madera y sobre todo la luz de la que disfruta gracias al espacio a doble altura.

Una estantería de obra blanca sirve de fondo y enmarca el área de comedor.

El área de tv y sillones se sitúa al fondo del espacio de espaldas a la puerta y al comedor, proporcionándole cierta intimidad. Cuenta con su propia ventana.

La segunda planta cuenta con un distribuidor barra estancia. Magnifico sitio para acurrucarse con un buen libro, ¿verdad?

Diversos lucernarios completan la iluminación de dormitorios y baño.

Detalle de la bodega panelada en madera oscura. Cuenta con su propia zona de degustación.

¿Quién imaginaba que tras esta entrada con aires rústicos se encontraría tan maravilloso loft?

Más imágenes y posibilidad de compra 😉 en Espaces Atypiques.

Me voy de comunión.
Buen fin de semana!

 

¿No te gusta tu jarrón? No lo tires. ¡Transfórmalo!

Todos tenemos alguna pieza que nunca nos gustó o que con los cambio decorativos en casa dejó de encajar y acabó olvidada en el fondo de un armario. Aunque Marie Kondo te diga que te deshagas de todo lo que no te sirve, ¿seguro que no podemos darle una segunda vida?

Tuve este conjuntito de jarrón y vaciabolsillos esperando su oportunidad unos diez años, ‘reaparecieron’ en la limpieza de primavera, justo cuando buscaba cositas que complementaran con la nueva imagen de mi salón y se me encendió la bombilla, ¡por fin!

Dejando aparte su belleza (que para mí es ninguna), los colores no encajaban en mi nueva decoración. Sin embargo la forma si me atraía y eso los salvó.

Armada de pintura en spray y acrílica, tintes varios, cinta de carrocero, un lápiz con gomita, etc, etc…  tras varias pruebas que quedaron fatal….
¡Este fue el resultado! Tenía claro que los colores debían ser verdes, amarillos o azules y busqué inspiración en la cerámica tradicional sevillana que usa la misma gama y pincelada ancha (más asequible para mis escasas habilidades). Podéis ver ejemplos AQUÍ y en mi INSTAGRAM.


¿Las reconoces? ¿Qué te parece el nuevo aire de este par?