Cómo decorar mi casa esta primavera en cinco sencillos pasos.

Ya está aquí la añorada primavera. Nos llenamos de energía, miles de planes y alegría, y claro, queremos que nuestra casa lo refleje. Pero, ¿cómo lo hacemos? Facilísimo. Siguiendo estos cinco pasos.

1. PLANTAS, PLANTAS Y MÁS PLANTAS.

Fot: A pair & a spare vía Flickr

Vale, quizás esta cantidad de macetas en el suelo no es lo ideal si sufres de escasez de metros cuadrados. Pero piensa que siempre puedes utilizar el espacio en vertical y tu casa lucirá mucho más alegre.

¿Has pensado en usar colgadores de macramé? También los tienes en cuerda, cuero, trapillo, etc. Fíjate lo bien que quedan. (Fot: A pair & a spare vía Flickr)

Salón, cocina, dormitorio, baño y el poyete de una ventana, cualquier rinconcito mejora con una maceta o un jarrón de flores frescas (si no tienes alergias como yo).

¿Tienes miedo a no ser capaz de cuidarlas? No temas. Hay especies de suculentas y cactus casi inmortales y además están de ultima.

 

Una de las especies más resistentes son las sansevieria que puedes ver en la foto superior, cuanto menos caso les hagas mejor. Incluso se adapta a condiciones de poca luz por lo que es muy usada en portales y recibidores. Palmeras de interior, drácenas, aspidistras, potos, cintas, hiedras son otras de las más duraderas y fáciles de cuidar.

2. REMPLAZA LOS TEJIDOS.

¿Empiezas a quedarte pegado a tu sofá de cuero y solo mirar la mantita de lana te da sudores? Ha llegado el momento de cambiarle el traje a tu casa.

 

Cambia el plaid del sofá por uno más ligero o hazte con unas fundas nuevas si el tuyo es desenfundable (en hilo, algodón, loneta, bambú u otras fibras naturales). Y ese cojín de terciopelo que adorabas hace dos semanas, ¡fuera! Sustitúyelos por tejidos más frescos y aprovecha para inundar de color tu área de descanso favorita.

Las sillas, lámparas y alfombras pasan a buscar tejidos más naturales como jute, ratán o esparto (y si empiezas a usar el exterior y necesitas algo más resistente prueba las coloridas nuevas alfombras vinílicas, hay para todos los gustos). ¿Y por qué no un kilim? Este año se llevan los de inspiración étnica, pero si lo tuyo es el estilo nórdico, no hay problema, también tiene preciosos modelos para elegir.

 

Pero, ¡cuidado! No lo guardes todo en el altillo más inaccesible todavía. Para esos días traicioneros reserva algo de abrigo. ¿Qué te parece colocarlo todo en una cesta de mimbre? A mano y decorativo, no se puede pedir más.

 

P.D: No olvides la camita de tu mascota.

3. COLOR.

Echa un vistazo a tu alrededor, cuadros, velas, pequeños objetos decorativos o una pieza pequeña de mobiliario. Añade un toque turquesa, naranja o verde menta y sentirás tu casa plena de energía y frescura al instante (Y por muy poco dinero, todo son ventajas).

 

Si te decantas por los tonos tierra elementos de corcho, mimbre o madera sin tratar conseguirás un ambiente más natural.

 

4. ¡QUE ENTRE LA LUZ!

Abre bien esas ventanas, visillos y estores. El cielo de primavera es para disfrutar. Recoge los tejidos más opacos y da prioridad a los que mejor dejen pasar la luz.

Recoloca ese mueble que tienes delante de la balconera, mejoraras la circulación de tu casa y aprovecharas infinitamente mejor tu balcón o ventana.

 

Un truco sencillo, coloca un espejo cerca de la ventana y reflejarás toda la luz hacia el interior.

¿Y qué tal si nos aprovechamos un poquito más del buen tiempo? Baterías y luces solares son la solución y tu terraza o jardín además de sostenibles estarán preciosos.

Vía Habitissimo similares en Ikea

 

5. ¿QUÉ TAL UN DIY?

Seguro que a la nueva luz ves alguna pieza desgastada o necesitada de actualización que con una buena mano de pintura quedaría mucho más primaveral. ¿Te animas con un colgador para tus nuevas plantas? ¿Quizás un adorno alegre y colorido para tu pared? ¿Una mesita de palets para tu terraza? ¡Manos a la obra!

Es justo lo que hice yo ayer, pincha aquí para descubrir cómo lo hice.

Y tú, ¿cambias la decoración según la estación? ¿Cuáles son tus trucos favoritos?

DIY. Crea tus propios cojines con estampado tropical.

Es primavera y (al fin) está llegando el buen tiempo. Flores y plantas brotan por doquier y nos hacen soñar con esos, aun tan lejanos, días de playa, sol, bikini y palmeritas…. Ains, ¿a quién no le apetece un poco de aire tropical sin moverse del sofá?

Pues… ¡MANOS A LA OBRA!

Necesitaremos:

  • Dos piezas de tela por cada cojín. Tamaño, forma y material de tu elección. Como van a ser decoración veraniega os recomiendo una tela “fresquita”, algodón, hilo o fibras naturales como el bambú.

En mi caso he reutilizado una funda que hice para una silla de despacho que ha pasado a mejor vida. Me encanta porque tiene un estampado muy sutil que le da una textura idónea.

Yo hice el dibujo a mano pero puedes encontrar cantidad de hojas en internet y usar la que más te guste como plantilla.

Recuerda dejar un espacio todo alrededor del ancho de dos o tres dedos para coser luego tu cojín.

Coloca un cartón bajo la tela para preservar tu superficie de trabajo, dependiendo del grosor puede traspasar.

Usa el pincel fino para aplicar el color a los bordes de tu plantilla o para los detalles finos, como las puntas de las hojas y los tallos, y el más grueso para rellenar rápidamente todo tu dibujo.

No te preocupes si se seca el borde y luego haces el relleno, el resultado final queda completamente homogéneo. El secado es rápido y la pintura muy cubriente, a mí me bastó con una sola pasada. También puedes esperar a que seque la primera mano y hacer detalles con otro color, no se mezclaran. Y lo puedes lavar en lavadora que ni despinta ni decolora (¡Hice la prueba!)

Como todos los Chalk Paint, es pintura al agua sin olor, así que no necesitarás disolventes para dejar listos tus pinceles.

¡LISTO!

Ya solo te falta coser los bordes y rellenar. ¿No me dirás que no ha sido fácil?

Y el resultado no puede ser más veraniego… ¡Hasta mi gatita pelirroja Auri se apunta a la fiesta tropical!

¡Hola mundo!

Aunque lo realista sería algo del estilo:
¡Hola mi chico, hola mamá y familia (a mi padre lo descarto directamente), hola amigos y/o conocidos (los que finalmente hayan sucumbido a mi nada pesada insistencia)!

Bienvenido. ¡Vamos a divertirnos juntos!

Si no perteneces a ninguna de las anteriores categorías; Primero, ¡GRACIAS! En serio, gracias.
Segundo, ¡Hola incauto lector de esta bloguera novata!

Vamos al lio. Supongo que lo primero sería:
¿Cómo se me ocurrió meterme en esta maravillosa locura?

Vivo en un piso pequeñito de apenas 53 m2  construido en los años 50, plagado de gotele y que ha sufrido algunas reformas superficiales. Mi presupuesto no da para echarlo todo abajo (según mi ardiente deseo), lo que me ha obligado a buscar, buscar y buscar soluciones que se adaptaran a mis necesidades y formas de hacer las cosas por mí misma.  Tantas han sido que pensé que podría recopilarlo todo en un blog y, con suerte, servir de ayuda e inspirar a alguien más. Así que espero que veáis por aquí muchas mini casitas decoradas con ingenio y algún que otro diy.

Creo que cada blog debe aportar algo diferente, a ser posible que no esté ya machacado en la red. Actualmente casi todos los blogs y revistas se dedican al estilo nórdico o boho, con pinceladas contemporáneas, étnicas, vintage, industrial, etc. A mí ninguno me encaja del todo, pero todos tienen algún elemento que me gusta. Se acabó el misterio, ya sabes porque este blog se llama como se llama y que espera ser un poquito particular.

Como te cuento en Sobre mí vivo en Sevilla, pero sé lo que es el levante en Cádiz y el chirimiri de Bilbao. Seguro que si ojeas muchas revistas habrás visto mil viviendas en Barcelona con sus maravillosos suelos hidráulicos y sus techos de bovedilla catalana o las estructuras y suelos de madera típicas de Madrid. ¿Y qué pasa con los que no viven en esas ciudades? Yo ni encuentro ni veo prácticas ninguna de estas cosas aquí. Si pienso en aplicar el todo blanco del estilo nórdico en mi casa seguramente necesitaría gafas de sol para no deslumbrarme. ¿Habrá un estilo andaluz y/o sevillano más adaptado a esta zona? Porque te aseguro que la mayoría no tiene un patio lleno de azulejos, ni gruesos muros encalados. Ojalá.

Pienso que, al igual que en arquitectura, en decoración también debemos adaptarnos a las condiciones de luz, de humedad, de orientación, etc, de cada sitio en particular, incluso de cada vivienda individual. ¡Y lo difícil que es encontrar publicaciones de estilo, por ejemplo, mediterráneo! ¿Te apetece explorar juntos un poquito de todo esto?

Enlazando un poco con esta idea y el gusto por la reutilización y la segunda vida de las cosas he descubierto hacer relativamente poco todo un mundo de decoración sostenible, de proximidad y respetuosa. Abarca desde la iluminación led (mi proyecto actual, yeah!), pasando por toda una suerte de pinturas que no dañan el medio ambiente ni la salud de nuestro hogar, hasta la recuperación de muebles. Siempre que pueda trataré de daros la alternativa eco.
Espero que todo esto sea lo que vertebre este blog e ir enriqueciéndolo con todo lo que nos vayamos encontrando por el camino, que sin duda, es lo más divertido.

Jardín de Cactus en Lanzarote. Una impresionante adaptación al medio.

¿Me acompañas en esta aventura? Ya sabes, ¡modo explorador activado SIEMPRE!

¡BIENVENIDOS A LA  ECLECTICMANÍA!